» #Dumplin’: “No soy la Juana de Arco de las gordas”

#Dumplin’: “No soy la Juana de Arco de las gordas”
  • Autor: Mitzio Antonio
  • 13 Febrero, 2019

Tal parecía que #Dumplin’ podría ser una remembranza de otra peli con la que nos había deleitado tío netflix, “Sierra Burgess is a loser”, por lo que estaba preparado para dejar de comer y sentirme mal sobre mi cuerpo, porque gorda. Sin embargo, quedé maravillado con el nuevo contenido. Bueno, igual debo admitir que la primera media hora fue como, ya… ok, *no es otra tonta película adolescente americana*, onda, exponiendo los típicos clichés de los deportistas, les populares, las inadaptadas y ese cuasi amor imposible. Aunque igual amamos los clichés. Entonces, si aún no te animas a ver #Dumplin’, arrepotingate, ñaña, y déjate maravishar por la protesta en tacones.

Primero tenemos a Willowdean, Will para les amigues, protagonista de esta maravillosa historia de empoderamiento femenino y blablablá, quien se muestra a los demás así como súper resuelta con su figura, pero viviendo un infierno interno que su madre, Rosie Dickson, ganadora de concursos de belleza como de diez años, no hace para nada fácil. Sin embargo, siempre está esa amistad entrañable de la mano de Elle (El), la mejor amiga, quien hace que la vida tenga sentido para nuestra protagonista, animándola a iniciar la protesta en tacones: ¡viva la revolución, amiga!, enlistándose al concurso de belleza para “Miss Teen Bluebonnet” solo para contrariar a su mamita querida y honrar la memoria de su querida tía Lucy, quien la crio desde pequeña.

Pa’ que no se aburran con tanta chachara, porque cuando hablo de series y películas podría batir la lengua toda la noche, #Dumplin’ es una mezcla de obsesión por Dolly Parton, “los viernes no merecen toda la atención” babe, guerra madre-hija, show de Drag Queens, porque ya saben que les Drag Queens unen familias y personajes como tía Lucy, Bo <3 amor imposible y Millie (*___*) que, a mí parecer, se roba toda la atención y protagonismo de la peli, ternuritaaa.

No me atrevería a decir que #Dumplin’ entrega un mensaje oculto, porque creo que es bastante claro entre los estereotipos y la disputa entre mujeres para ganar una corona de concurso de belleza, porque, como diría nuestra querida pero extraña amiga Hannah, el mensaje dice: “es una sublevación contra la heteropatriarquía opresiva interiorizada inconscientemente por la psiquis femenina”. Y si no lo entendiste, biatch, despégate del celu, lee un poco o ve las noticias, dáh. En fin. Para mí, #Dumplin’ se convirtió en la fiesta del feminismo, porque trasciende la finalidad del amarse a uno mismo para también amar a los otros (sí, muy Rupaul, que también la puedes ver en netflix todas sus temporadas), sino que trata sobre ser fiel a uno mismo, a tu verdad y también al ideal y convicción que la unión entre mujeres, la sororidad, puede causar un impacto tan grande para no solamente levantar a una mujer, sino levantarlas y reinar todas juntas.

Mi momento favorito de #Dumplin’, o pastelito, pa’l que no casho ná, es el uso de la bola ocho como caracola mágica y, amigues, convengamos que es justa y necesaria para resolver nuestras crisis existenciales. También la asistencia del grupo de raras al show de Drag Queens, al que iba la tía Lucy, porque le gustaba poco el weveo. También cuando Bo le dice a Will: “creo que eres hermosa”, pero esta no le cree ni wea, porque gorda y mucho odio a sí misma. Como olvidar la conversación entre Rosie y Will frente al espejo cuando se da cuenta que la tía Lucy también quería entrar al concurso y la lágrima me cayó por la garganta, weona. Y, por último, momentos en que lloré y aplaudí, sí, aplaudí, fue cuando Millie cantó con tanto carisma y bueno, se cumplió parte de su sueño. Pero bueno, ya basta de spoilearlos, EEE.

#Dumplin’, sí, DUMPLIN’, anótalo en tu pascualina y ponle sticker de muy importante, muy MUST WATCH!, porque no es otra película tonta adolescente americana, sino que relata los desafíos de una adolescente no solo para encontrar su lugar en el mundo, sobrevivir al patriarcado, encontrar el amor en sí misma y mantenerse fiel a su verdad, sino sobre la lucha que mujeres adolescentes y adultas deben dar día a día y ojalá que juntas, porque unidas se derroca al patriarcado, a que sí, Hannah, *guiño, guiño*.

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS,
RECIBA TODAS LAS ÚLTIMAS NOTICIAS, ACTUALIZACIÓN, VIDEOS Y OFERTAS