» El camino de Sex Education: ¿es lo que queremos o necesitamos?

El camino de Sex Education: ¿es lo que queremos o necesitamos?
  • Autor: Vlog Del Pancho
  • 17 Enero, 2019

Solo el primer minuto del capítulo 1 me bastó para darme cuenta del potencial de la nueva serie “Sex education”, transmitida por las mismísimas pantallas de tío Netflix.

Estrenada con fecha viernes 11 de enero, ya varios pudieron maratonearla el finde pasado (¡malditos!). Entonces, durante el primer minuto, podemos ver a dos adolescentes dándose tupido y parejo, en que la chica se viene, acaba, finito, caput, se va cortá, y ¿el chico?, bueno, este finge el orgasmo.

Sex Education propone a su protagonista Otis, chico inadaptado, junto a su amigo Erick, terrible cola, quienes están sobreviviendo de la mejor manera posible la secundaria y, para agregarle un poco más de dramatismo a la comedia teenager, se mezcla una inyección de hormonas, autodescubrimiento, Adam (el chico problema Adam), el grupo de popularsillos “Los intocables”, onda, un grupo muy parecido a “Las plásticas” de Mean girls, pero muy ñe, y DA BITCH (infaltable), Maeve Wiley.

En fin, para mí tiene una ’80 vibes notable y abusando, a ratos, de los clichés que ya conocemos de otras historias teenagers. Pero, ya sabes lo que dicen sobre los clichés, ¿no? Quizá sea cliché pero siempre funciona y, en este caso, a la perfección.

La tragicomedia, en su primer episodio, sortea el conflicto de Otis al tener a una madre de profesión terapeuta sexual y, de alguna manera, se involucra con el chico problema Adam, quien finge el orgasmo y tiene problemas para eyacular. Entonces, Otis lo ayuda a ganar confianza en sí mismo y, enseñándole su herramienta a toda la escuela, finalmente logra resolver su dilema. Y es así como surge la idea entre Otis y Maeve, DA BITCH, de iniciar una clínica de terapia sexual. No obstante, la tragicomedia también propone un cuestionamiento inesperado, porque, de dónde los adolescentes, y por qué no, también los adultos, obtienen la información que requieren saber sobre sexualidad.

Aparentemente, la fuente de información más cercana es el porno, la familia o la escuela. Y es que, cuando eres un chique revolucionado por sus hormonas, es realmente difícil focalizar adecuadamente la información que se tiene a la mano. Supongo que ese fue el drama de Adam en un comienzo. Enfocado totalmente en el cuestionamiento y expectativas de otros, le impedía disfrutar de su sexualidad plena, no obstante, una vez que se encamina por la vereda del autoconocimiento y amor propio, adiós prejuicios y hola orgasmo.

La madre de Otis, la terapeuta Jean Milburn, indica algo demasiado cierto para dejarlo pasar: “tu generación es muy susceptible”. Y sí, en general, adolescentes y adultos jóvenes somos susceptibles a lo que los demás piensen de uno y no po. Yo propongo que, maratoneando Sex Education, nos liberemos de los prejuicios, vivamos la sexualidad siempre con condón, porque sin gorrito no hay fiesta y, tal como dice Valdebenito Natalia: ¡RELAJEN EL HOYO, CABREES!

 

https://www.instagram.com/mitzioantonio/

https://perfectamenteimperfectoblog.wordpress.com/

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS,
RECIBA TODAS LAS ÚLTIMAS NOTICIAS, ACTUALIZACIÓN, VIDEOS Y OFERTAS